Solicite más información

* campos obligatorios

Acepto los términos de uso y la política de privacidad

Ruta del Tuiuiu

Ruta del Tuiuiu,
Bonito y Pantanal

De todos los destinos que ofrecemos, la Ruta del Tuiuiu es probablemente uno de los más confortables en lo que se refiere a infraestructura, pero sin perder el carácter único de relación con la naturaleza que tiene este país. La comunicación por carretera permite cierta autonomía al viajero que puede conducir un coche sin miedo de aparecer en el fin del mundo y no saber el camino de vuelta. Aún así, es posible buscar rutas más cortas pero por caminos de tierra que requieren un guía y cierta tolerancia a los botes del coche. A pesar de este punto a favor, no es un destino muy conocido fuera de Brasil, tal vez porque se encuentra en el interior bastante lejos de la costa, cerca de las fronteras con Bolivia y Uruguay. Esto no significa que vaya a faltar el agua. Con clima tropical continental, tiene una estación de lluvias que coincide con el verano y otra seca. Llueve de octubre a marzo, lo suficiente como para inundar gran parte de su superficie. La mejor época para visitar la Ruta del Tuiuiu, si se quiere menos lluvia y en consecuencia menos mosquitos, es de mayo a septiembre.

Se llega en avión a Campo Grande, en Mato Grosso do Sul y de allí se continúa en coche hasta Bonito.

Practicar el snorkel más pasivo posible, simplemente flotando y dejándose llevar por la corriente río abajo. Hacer submarinismo en abismos a 20 metros de profundidad. Recorrer ríos con sus cascadas, ya sea en bote o haciendo trekking. Bajar abismos de 90 metros de altura haciendo rappel para llegar a lagos subterráneos del tamaño de un campo de fútbol. Y pescar. La región tiene una riqueza animal comparable a la de ciertas zonas de Africa, solo que acuática. La Sierra de la Bodoquena es un lugar encantado que sorprende a cada vuelta del camino con cascadas más altas, de repente un remanso para bañarse, barrancos profundísimos. Bonito es simplemente… bonito.

Todo el sector de turismo y los habitantes de esta área son especialmente sensibles con la conservación de este paraíso ecológico. Para evitar una ocupación masiva y un deterioro del ecosistema, hay restricciones en cuanto al número de visitantes, por eso es conveniente reservar los paseos con unos meses de antelación.

Y cuando ya el alma necesita descansar de tantas preciosidades descubiertas, es hora de ir a una hacienda en el Pantanal.

El estado de Mato Grosso do Sul tiene más ganado que personas. Y todas esas vacas y bueyes campan en el Pantanal, junto con cocodrilos, jaguares, nutrias, guacamayos, serpientes, capibaras, perezas, osos hormigueros, nidos-catedrales gigantes de termitas y el rey del Pantanal: el Tuiuiú (mayor ave voladora de Pantanal).

En la estación seca es más fácil atisbar los animales, siempre tímidos. Todos acuden al agua y en esta época del año, al reducirse el tamaño de los lagos, se crean auténticas manifestaciones multitudinarias de cocodrilos. El mejor horario es por la noche. Y en silencio. Siempre es una alegría inesperada poder ver alguno de los más tímidos. Ya los tuiuiús, como amos del Pantanal, tienen una presencia muy marcada. Las capibaras viven con la tranquilidad de su inocencia y los cocodrilos sin inquietudes sabiendo que tienen una presa fácil a cualquier hora.

El Ipé en flor es otra belleza del Pantanal. Esa placidez verde, mansa e inmensa se ve interrumpida por la coronación de este árbol, con su copa florida ya sea rosa, amarilla o blanca. El artista del Pantanal que quiso dejar su nota de color, mostrando un sentido exquisito de la estética, pero también mucho de humor.

Solicite más información